Acciones Bankia

TENGO ACCIONES BANKIA SA.

¿QUÉ  PUEDO HACER?

Cuando salió la Oferta Pública de Suscripción de acciones Bankia, en julio de 2.011, parecía que todos los ciudadanos podrían participar del lucrativo negocio de la banca. La campaña “Hazte Bankero” convenció a muchos que ellos también podían recibir una parte de este pastel, amparados en una entidad que se presentaba como “el inicio de una nueva banca”, y que exhibía una sólida situación económica y financiera y publicitaba una extensa red de oficinas y un gran número de empleados a su servicio.

Dicho “sueño” si es que llegó a serlo, fue diluyéndose a lo largo de los meses al constar la evolución en bolsa de la entidad, convirtiéndose en una auténtica pesadilla a partir del mes de mayo de 2.012, donde la reformulación de cuentas en mayo del 2.012, una vez instaurado un nuevo Consejo de Administración, reflejó una realidad muy distinta.

Poco después, el agrupamiento de acciones o contra split, de 100 a 1, empeoró aún más si cabía la situación, haciendo prácticamente desparecer la inversión realizada por tantos clientes.

Pasados ya unos meses, y después de asimilado lo ocurrido, los inversores se preguntan qué pueden hacer, y la respuesta será única: reclamar. Ahora bien, ya no habrá la misma unanimidad en el modo de efectuarla.

Nuestra opción es ANALIZAR CADA CASO INDIVIDUALMENTE, y valorar  la mejor vía para proceder: en aquellos que se haya extraviado la documentación, o en la misma exista alguna irregularidad, reclamar directamente a la entidad para alcanzar un acuerdo. Si este no se consigue, o se estima que la vía extrajudicial no será viable (sin perjuicio de ejercitarla de modo SIMULTÁNEO, sin mayor coste para el cliente, puesto que ambas vías son plenamente compatibles), interponer demandas individuales por vicios del consentimiento en el momento de contratar, porque entendemos que es el modo más rápido, eficaz y justo, para recuperar la inversión, y bajo esa premisa obtuvimos la trascendente  Sentencia dictada por  Juzgado de 1ª Instancia nº 1 de Mataró,  de fecha 6 Junio de 2014, LA PRIMERA QUE ESTIMA LA FALSEDAD CIVIL DE LAS CUENTAS PRESENTADAS POR LA ENTIDAD FINANCIERA, estimando íntegramente  la demanda y declarando la nulidad (anulabilidad) de los contratos de adquisición de acciones de la demandada (Bankia), condenándola  a la restitución recíproca de obligaciones, con expresa imposición de costas.

Así, la acción ejercitada es personalísima, y además a diferencia de demandas colectivas se obtienen ventajas prácticas como evitar estimaciones parciales sin costas en el caso que sólo se ganen respecto a unos pero no de todos, o evitar retrasos o paralizaciones de la causa si la entidad financiera solicita el interrogatorio de todos los clientes que conformen la  parte actora; y simplificar el proceso, sin que el juez deba retener qué testigo informó, y de qué forma, a cada cliente. Por otra parte, nuestro objetivo es que sea la entidad financiera, en el caso que fuere condenada, quien abone las costas procesales, para que el cliente recupere todo su capital neto, lo que es más factible computando singularmente  cada pleito.

En la demanda individual se simplifica mucho la cuestión, y facilita la posibilidad de llegar a acuerdos extrajudiciales con la entidad demandada, lo que se estudia caso a caso, aunque percibimos que no es la tónica general.